fbpx

El consumidor digital post pandemia

Ir a la oficina cada día, encontrarte con tus compañeros de trabajo, quejarte de tu jefe al lado de la máquina del café, tomarte ese café que no es tan bueno pero que tienes a mano, hacer planes para tus vacaciones de verano (¡Cuánto antes mejor, que saldrá más barato!), salir de la oficina e irte a una cena con 10 amigas más, ir a un centro comercial abarrotado de gente….

Son cosas que formaban parte de nuestra rutina diaria. 

Pero ahora todo ha cambiado.

Viejas costumbres que ahora mismo vemos muy lejos, algunas las recuperaremos, pero otras quedarán en el olvido o como un bonito recuerdo tipo las fotos en blanco y negro de nuestros abuelos. 

Y no se pierden solo porque cambien la normativa y las medidas de seguridad (por enésima vez), sino porque nosotros también hemos cambiado.

El consumidor de antes ya no existe

No podemos olvidar que ha sido una sacudida muy intensa que nos ha removido a todos. Te hayas visto afectado directamente por el Covid o no. 

Debes tenerlo en cuenta a la hora de sacar tu negocio adelante.

Comienza mirando cómo ha cambiado tu vida en el último año. Porque no eres únicamente emprendedor, también eres consumidor.

Así como tú has cambiado también ha cambiado tu cliente

El nuevo consumidor digital

¿Te acuerdas cuando en las series de los 90 cambiaban a alguno de los actores y todo seguía como si no pasara nada?

PrincipedeBelairMarketing

Todos decíamos, ¡se tienen que haber dado cuenta! Pero nada, ahí seguían con las mismas tramas. Hasta que nos acostumbrábamos al nuevo actor o actriz y seguíamos como si nada. 

En esta ocasión han cambiado al protagonista por completo. Pero tenemos la certeza de que si seguimos actuando como si no pasara nada, no llegará un punto en el que nos acostumbremos. Toca actuar en consecuencia. 

Así que, vamos a ver a este nuevo consumidor a la cara, y descubrir característica por característica en qué se diferencia del anterior. Y así saber qué podemos ofrecerle para ayudarle a cubrir sus necesidades.

Una forma hedonista de entender la vida

Tal vez sea por el hecho de haber estado encerrados durante tanto tiempo y estar rodeados de incertidumbre. Ahora buscamos el placer en todo lo que nos rodea.

Nos hemos cansado de verlo todo cuesta arriba y queremos disfrutar de la vida.

Así que cualquier producto o servicio que nos ayude con este propósito será bienvenido.

Para conseguir ese placer va a buscar experiencias presenciales (quiere olvidar el streaming y hacer vida social). También quiere volver a viajar y recuperar el tiempo perdido.

El dinero gastado en el disfrute es dinero bien gastado.

En la búsqueda del bienestar

Otra consecuencia de la pandemia. Hemos sido conscientes de los malos hábitos y la vida que llevábamos así que aprovechamos el confinamiento para tomar cartas en el asunto. El azúcar, el café, el estrés… sabemos que nos alteran y no nos hacen ningún bien.

Ahora queremos vivir de manera saludable y además que ese bienestar forme parte de nuestra vida de manera holística. Eso quiere decir que no solo queremos comer saludablemente. También queremos dormir más, autoconocernos, mejorar nuestro estado físico…

Somos conscientes de que los hábitos que teníamos antes de la pandemia no eran nada buenos, así que ahora queremos cambiarlo por uno que se adecúe más a nuestro bienestar.

Adiós a las compras impulsivas

Los ERTE y la pérdida de empleo han cambiado nuestra forma de consumir.

Hay un sector de la población bastante grande que ha disminuido su consumo porque ha bajado su nivel adquisitivo de golpe.

Y por otro lado, personas que, ante la inestabilidad, prefieren gastar menos por si fuese necesario el dinero en caso de una nueva crisis más adelante.

Nos lo pensamos más a la hora de comprar y adquirir cualquier cosa ya sea un producto o un curso online. Tenemos que barajar opciones, ver qué es lo que realmente necesitamos y gastar pero después de haberlo pensado dos veces.

Aquí y ahora

¿Cuántos planes has tenido que cancelar y no hay manera de recuperarlos? En mi caso han sido muchos, y seguro que tú también. O pregunta a cualquier vecino que tengas cerca.

Así que ahora lo importante es volver al Carpe Diem y vivir el presente al máximo.

¿Y esto cómo lo podemos traducir en el consumo? Que el cliente va a estar abierto a nuevos productos y marcas. Que va a probar nuevas fórmulas para conseguir aquello que necesita. No está pensando en productos para toda la vida. Prefiere un consumo más funcional, eficiente y que se adecúe a sus necesidades en este momento.

La generación Z llega pisando fuerte

Puede que tus productos o servicios no estén destinados a los más jóvenes. Pero aun así son los que marcan las tendencias del mercado, así que lo mejor es que no les pierdas la pista.

La generación zeta es la que ha nacido entre mediados de los 90 y principios de los 2000.

Ellos comenzaron utilizando tiktok y ahora ya estamos todos en esa red social, aunque solo sea para mirar y pensar que nunca lo podremos hacer. Y mira cómo hasta Instagram está copiando el formato con los Reels.

Son los auténticos nativos digitales y por lo tanto serán los que aconsejen a sus padres antes de consumir algo o no. Sobre todo en el caso de productos o servicios tecnológicos. Pero también les ayudarán a buscar opiniones, valorar si una web es fácil de utilizar o lo que sea. Son muchos los padres que preguntan a sus hijos antes de comprar algo.

Total, se pasan tanto tiempo ahí, algo van a conocer de más, verdad?

Busca relaciones reales

El vender y olvidar se va a acabar.

Sí, consumimos productos digitales, pero seguimos queriendo esa relación con el tendero de toda la vida. Si una marca nos vende y se olvida de nosotros, no volveremos allí. Pero si nos tratan bien, nos sentimos escuchados y que se dedican a nosotros, será un lugar al que volveremos aunque haya mil tiendas iguales y algunas incluso más baratas.

Esto se puede conseguir a través de las redes sociales, un servicio de atención al cliente con estrategia o incluso con la automatización de algunos emails.

 

Ahora ya conoces al nuevo consumidor, conoces sus preocupaciones y cómo actúa al encontrarse ante un nuevo producto o servicio.

¿Qué le vas a decir?

Investigación Marketing

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *